"...en Ajedrez como en la vida, no siempre conviene comerse la dama ajena..."