"...y con increíble fé lograr tumbar ese mango hermoso que veías al final de ese gran árbol, luego lo enjuagas en un río de agua limpia que pasa cerca, lo disfrutas increíblemente para al final cagarlo..."

Así la vida, así el dinero.