"...nuestra alma, nuestra conciencia, nuestro espíritu, no dependen para nada de la existencia del cerebro o el cuerpo..."

Eben Alexander